Caminante del mar de nubes

Caminante del mar de nubes

En estos días tan extraños, convulsos, pero tremendamente productivos, los alumnos de Literatura Universal de 1º Bachiller hemos analizado esta situación extra muros que nos atañe a todos. Teniendo como referencia el cuadro de Gaspar David Friedrich. Hemos recordado, investigado, indagado y buceado en la memoria. No hay nubes, dificultades, naturaleza escarpada perdurable que pueda con nosotros y con nuestro porte, coraje y fuerza aun siendo anónimos.

La naturaleza, la literatura, el arte nos hace alzar la vista a un cielo plagado de nubes, sí, pero también de esperanza. Dejar atrás redes sociales, convertirse en un ermitaño, la infinidad de colores, olores, texturas, palabras dichas y versos declamados se juntan con la contemplación, sin prisas, de un cuadro que nos trae a casa ayudándonos a percibir algo innato, pero en letargo en ellos.

Nada hay más gratificante que ver, sentir, escuchar sus comentarios de asombro y recubrimiento que siempre ha estado y estará ahí para ayudarnos a creer, capear con la vida, apostando siempre por el lado bueno de las cosas. Parar y reflexionar de cuán afortunados que somos.

Esta es una pequeña recolección de reflexiones improvisadas por parte de los alumnos ante la visión del cuadro, riqueza romántica junto a Percy Shelley: No tema el futuro, no llore el pasado.

Nos impulsa respirar hondo y sonreír con el corazón.

 Self Portrait (pen and brown ink over traces of black chalk on paper) by Friedrich, Caspar David
Friedrich cuenta entre los pintores románticos alemanes más importantes. Apreciaba el ideal de este período artístico interpretado en su expresión plena de sentimientos y de realismo.